27 de marzo de 2010

Nuevas fuentes de energía

El imperialismo no se puede entender sin el desarrollo del capitalismo y por ende, del proceso de industrialización que se originó con la Revolución Industrial. Las potencias imperialistas del siglo XIX, en general, fueron países en los que se desarrolló de manera importante el capitalismo industrial. Las industrias renuevan sus procesos de producción, aplicando nuevas tecnologías y nuevas fuentes de energía (petróleo y electricidad), lo cual produce un incremento en su producción. Ante ello, los países industrializados necesitan de tres cosas de manera urgente:

  • Mayor cantidad de materias primas
  • Más mano de obra barata
  • Mercados donde vender su producción

Es por ello que se dan a la tarea de ampliar sus dominios para obtener parte de estos elementos, además la propia Revolución Industrial les permitió contar con el desarrollo tecnológico para dominar a otras naciones y regiones. Existieron dos procesos importantes: industrialización e imperialismo que se relacionaron en las transformaciones que caracterizaron al siglo XIX y principios del XX. Si con la Revolución Industrial la explotación del carbón mineral vivió una época dorada que se extendió por casi todo el siglo XIX, ya que era empleado como la fuente de energía que permitía el funcionamiento de industrias y transportes. La experimentación con nuevas fuentes de energía cambiaría el panorama para el siglo XX. A partir del carbón se encontraron nuevas fuentes de energía por ejemplo, el gas combustible, permitió la iluminación con gas de las calles de las grandes ciudades. Pero el combustible que se convertiría en el principal sustituto del carbón en la industria y los trasportes sería el petróleo. Si, el petróleo, cuyas cantidades energéticas no fueron descubiertas sino hasta principios del siglo XIX y fue utilizado como líquido inflamable en lámparas de iluminación. Hacia finales del mismo siglo el petróleo comenzó a ser empleado como fuente de energía en motores, como carburante, y más tarde en combustible; así comenzó la era del petróleo. Otra nueva fuente de energía, sin la cual es difícil entender la vida cotidiana de las personas en el mundo contemporáneo, haría también su aparición durante este periodo. Nos referimos a la electricidad; una vez que se descubrieron los mecanismos para generarla, se empezó a utilizar para el alumbrado y posteriormente en un gran numero de utensilios domésticos, en las industrias y los transportes.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada